Claves del éxito para que tu empresa sea más competitiva

Hoy en día, conquistar o hacerse un hueco en un nicho de mercado se parece mucho a una batalla medieval, donde tú y tu competencia lucháis por un territorio. Este tipo de guerras se libran en Internet, y las “armas” que se utilizan son puramente digitales (en su mayoría). Con ellas podemos encontrar la forma para vencer a nuestra competencia y sobrevivir en el mundo de los negocios.

Pero antes de enzarzarnos en una guerra de la cual podemos salir muy mal parados, tenemos que tener una idea de negocio y ponerla en marcha. Cualquiera que haya emprendido este camino sabe que no es oro todo lo que reluce y que la competencia es feroz ahí fuera. Exige tiempo, dedicación y sacrificio a sabiendas de que muy pocos logran vencer a sus rivales. Pero como alguien dijo una vez, el mundo pertenece a los valientes.

Dicho esto, si tu idea es mejorar la competitividad de tu empresa para ganar a tu competencia debes tener claro que tu objetivo, así como el tu rival, es meterse al cliente en el bolsillo. Ni más, ni menos. Dicho así suena tan fácil…

Empresa Competente versus Empresa Competitiva

No, no es lo mismo. Si tu empresa tiene las competencias para realizar con éxito aquello para lo cual fue creada, enhorabuena, tienes una empresa competente. Una empresa competitiva exige la capacidad de rivalizar o competir con otra u otras para lograr un fin.

La competitividad de una empresa surge a consecuencia de la globalización del mercado, la proliferación de competidores, la especificidad de la demanda y la implementación de innovaciones tecnológicas. Sobre todo, de esto último.

Normalmente, las empresas competitivas tienen todos sus componentes perfectamente alineados con el fin de ofrecer sus productos o servicios al mejor precio, calidad y oportunidad. Las empresas competitivas son las que luchan en esa batalla medieval de la que hablábamos y las que más probabilidades tienen de salir con vida de ellas. Todas los demás, las que se lanzan a una guerra creyéndose Mel Gibson en Braveheart, son suicidas.

La empresa competitiva tiene una visión a largo plazo, mientras que la competente tiene una visión a corto plazo. La empresa competitiva mostrará su potencial para que el resto sepa que puede hacerse con la mayor cuota de mercado y trabajará para desarrollar ciertas ventajas que el resto desconoce. Esa capacidad de estar sistemáticamente desarrollando ventajas frente al resto de competidores es su mejor arma para alcanzar, mejorar y mantener su posición.

Si la lucha por llegar al Top 1 es sangrienta, imagina la de mantenerse en esa posición. Eres tú contra el resto del mundo. La innovación es clave en este punto. De hecho, ya habrás escuchado decir que si una empresa no es competitiva está condenada a morir.

¿Quiere decir esto que una empresa competente no tiene futuro? No, no estamos diciendo eso. La empresa competente cuenta con las cualidades y los conocimientos correctos para desempeñar una función determinada. Sin embargo, no tiene porque poner en marcha todos los mecanismo para que eficiencia, eficacia e innovación converjan en un punto concreto. Es decir, la empresa competente solo es eficaz en tanto en cuanto es capaz de logra objetivos, pero no optimiza los esfuerzos. Algo que la empresa competitiva sí hace.

Leave a Comment


Abrir chat